Ácido sulfhídrico o sulfuro de hidrógeno, gas de las cloacas.

El ácido sulfhídrico o sulfuro de hidrógeno (H2S) es un ácido inorgánico formado por la disolución y disociación en agua del sulfuro de hidrógeno (H2S, un gas que huele a huevos putrefactos). Se llama ácido sulfhídrico cuando se halla disuelto en agua y en estado gaseoso se le conoce con el nombre de sulfuro de hidrógeno. Su punto de ebullición es de 212.86 K.

El ácido sulfhídrico se encuentra en los desagües cloacales, más precisamente dentro de las costras formadas por los deshechos orgánicos en las paredes interiores de los tubos, donde sobreviven las bacterias anaeróbicas porque fabrican una capa protectora contra los ataques químicos (contra el oxigeno, álcalis y ácidos) llamada biofilm. Se han producido muertes cuando el ácido sulfhídrico borbota alcanzando a personas. Como este ácido es más denso que el agua se produce fraccionamientos por diferencia de densidad.

Generalmente se produce por descomposición anaerobia de restos orgánicos. También puede ocurrir como resultado de la degradación bacteriana de materia orgánica en condiciones anaeróbicas. A las bacterias que originan el Sulfuro de Hidrógeno se les conoce como Bacterias Anaerobias Sulfatorreductoras.

El Sulfuro de Hidrógeno (H2S) es un gas altamente tóxico, inflamable, incoloro y con un olor característico a huevos podridos. Se le conoce comúnmente como gas de las cloacas. La gente puede detectar su olor a niveles muy bajos. Es uno de los principales compuestos causantes de las molestias por malos olores.

El ácido sulfhídrico es extremadamente nocivo para la salud, bastan 20-50 ppm en el aire para causar un malestar agudo que lleva a la sofocación y a la muerte por sobrexposición. Debido a su toxicidad, está ubicado a la par que el ácido cianhídrico (HCN) o ácido prúsico (usado por los nazis en las cámaras de gas para la eliminación de los hebreos). En estudios recientes se ha conseguido inducir la hibernación en ratones aplicando sulfhídrico.

El sulfhídrico es responsable del ennegrecimiento de algunas pinturas basadas en carbonato de plomo por la formación del sulfuro de plomo, de color negro. Químicamente se manifiesta en la formación de una mancha negra de sulfuro de plomo en un papel húmedo impregnado con acetato de plomo: Pb (HO2CCH3)2 + H2S -> PbS + 2 HO2CCH3

La causa por la cual que a pesar de la presencia más masificada de este compuesto hay relativamente pocos muertos causados es el mal olor con que va acompañado. Sin embargo a partir de los 50 ppm tiene un efecto narcotizante sobre las células receptoras del olfato y las personas afectadas ya no perciben el hedor. Como la densidad del sulfhídrico es mayor que la del aire se suele acumular en lugares bajos donde puede causar víctimas.

A menudo se producen varios afectados. Una primera víctima cae inconsciente y luego son afectados también todos los demás que van en su rescate sin el equipo de protección necesario.

El sulfhídrico actúa sobre los centros metálicos de las enzimas, bloqueándolas e impidiendo de esta manera su funcionamiento. Para un tratamiento se recomienda llevar al afectado lo más rápidamente posible al aire fresco y aplicar oxígeno puro. Además el ión sulfuro se combina con la hemoglobina del mismo modo que el oxígeno precipitando la asfixia del organismo.

La exposición a niveles bajos de ácido sulfhídrico puede producir irritación de los ojos, la nariz o la garganta. También puede provocar dificultades respiratorias en personas asmáticas. Exposiciones breves a concentraciones altas de ácido sulfhídrico pueden causar pérdida del conocimiento y la muerte.

En la mayoría de los casos, las personas que pierden el conocimiento parecen recuperarse sin sufrir otros efectos. Sin embargo, algunas personas sufren efectos permanentes o a largo plazo tales como dolor de cabeza, poca capacidad para concentrarse, mala memoria y mala función motora. No se han detectado efectos a la salud en personas expuestas al ácido sulfhídrico en las concentraciones que se encuentran típicamente en el ambiente (0.00011- 0.00033 ppm). Los científicos no tienen información que demuestre que personas se han envenenado al ingerir ácido sulfhídrico. Cerdos que ingirieron alimentos que contenían ácido sulfhídrico sufrieron diarrea por varios días y perdieron peso dentro de los 105 días de la ingesta.

Los científicos poseen poca información sobre lo que sucede cuando usted se expone al ácido sulfhídrico a través de la piel.

A pesar de la alta toxicidad del sulfuro de hidrógeno para los mamíferos hay muchos microorganismos que toleran elevadas concentraciones de este gas o que incluso se alimentan de éste. Hay teorías que asocian la metabolización del sulfuro de hidrógeno como existe, por ejemplo, cerca de fuentes volcánicas subacuáticas con el desarrollo de la vida en la Tierra.

La eliminación segura de este problema es con nuestro servicio de hidrolavado con alta presión del interior de las tuberías de desagüe removiendo el biofilm de protección permitiendo que el oxígeno del ambiente mate a las bacterias anaeróbicas sulfatorreductoras y licuando las costras donde se multiplican.

One response to this post.

  1. [...] Ácido sulfhídrico o sulfuro de hidrógeno, gas de las cloacas. agosto, 2010 4 [...]

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: